LAICISMO O CAFÉ PARA TODOS



Con la visita de Ratzinger, la polémica separación Iglesia – Estado se reaviva, no ya por los movimientos y organizaciones laicistas, sino por las declaraciones del Papa echando gasolina al fuego. Este personaje, por encima del bien y del mal, que predica la solidaridad y el amor al prójimo, derrocha opulencia y los dineros de todos, nunca está al lado de los trabajadores y los pobres, se pavonea con los pudientes y los bendice, no condena la avaricia capitalista, ni exige a sus fieles ricos compartir sus riquezas, y no me refiero a una limosna limpia conciencias. Predica castidad y apoya, escondiendo, a sus curas pederastas de las garras de la justicia terrenal, con la escusa y el chollo de una justicia divina. Se dice un defensor de la vida y condena a cientos de miles de personas a la pobreza, a la enfermedad y a la muerte con sus recetas y prohibiciones, como por ejemplo contra el uso del preservativo. Estos días he visto o escuchado muchas voces sobre la polémica de la separación Iglesia – Estado, al gobierno aparcando la ley sobre la libertad religiosa, a las organizaciones laicistas manifestándose, etc., etc.
Los jerarcas católicos se radicalizan porque los españoles no siguen sus consignas, ni siquiera la mayoría de los que se declaran católicos; por tanto España no se puede considerar católica, tendrían que excomulgar a la inmensa mayoría, si no fuera porque prevalece en los jerarcas vaticanos el negocio y el mantenimiento de sus privilegios, con el caché de que la mayoría de los españoles son católicos. Tanto les pesa ese negocio y mantenimiento de privilegios que ni siquiera te borran de sus registros cuando apostatas o reniegas de la religión católica. Los últimos estudios sociológicos indican que la mitad de los jóvenes ya no se declaran católicos.
Humildemente pienso que las organizaciones laicistas y los que luchan por la separación Iglesia-Estado, por sacar de los espacios públicos los símbolos religiosos y la religión de las escuelas, deberían aportar otras acciones a su estrategia. ¿Qué ocurriría si en las escuelas y otros espacios públicos también se colgaran un buda, el símbolo del judaísmo, un cartel con el nombre de Alá, otro afirmando que Dios no existe, etc.? ¿Qué ocurriría si otros concejales plantaran en los plenos del Ayuntamiento de Zaragoza otros cuantos símbolos de distintas religiones o no? ¿Qué ocurriría si se exigiera al Estado que costeara escuelas y profesores de otras religiones o profesores para que predicaran el ateísmo? Sinceramente, pienso que sería el camino más corto para convencer al Estado y a esos fanáticos defensores de la libertad religiosa (por supuesto, solo la suya) y llegar a un laicismo real con la separación y distanciamiento del Estado y las religiones.

4 comentarios:

  1. Lo que no pueden soportar es la pérdida de poder y utilizan la ignorancia de la gente sobre el estado laico, deberiamos explicar y hacer campañas sobre los valores de igualdad, libertad, justicia y pluralismo que deben primar en un estado democratico, pero lo que es espeluznante y me levanta los ovarios al oirlo es cuando dice que el ambito adecuado para las mujeres es el hogar. TROGLODITAAAAAAAAAA

    ResponderEliminar
  2. Conozco a muchos matrimonios que quieren que sus hijos estudien en colegios privados, o mas bien concertados que por cierto casi todos suelen estar regidos por religiosos ,que desde pequeños se le inculca la religión a imagen y semejanza del clero de turno, y lo mas curioso es que estos matrimonios no son creyentes pero piensan que la educación que van a recibir es mucho mejor.
    Con esto quiero decir que al final es como una rueda y que bautizamos porque es tradición ,hacemos la primera comunión por dar una fiesta , nos casamos por la iglesia por lucir mejor los vestidos y la ceremonia que sea mas vistosa.
    Aún hoy en día,señalamos a la gente que "peca " porque ha abortado, y pensamos que la mujer que engaña a su pareja es una puta y que el matrimonio es para lo bueno y sobre todo para lo malo aunque lo malo te lleve al cementerio.
    La iglesia tiene que hacer su reforma desde dentro como estado que es, y algo de ello hace años ya se intento con los llamados teólogos de la liberación , que les dieron mas palos que a Jesucristo, y nosotros también tenemos nuestra mea culpa cuando, hay cosas que en este país no se pueden tocar como en el caso de la educación concertada.
    Las barbaridades que dijo este señor no son nuevas ,dentro de unos días se olvidan y nosotros indirectamente seguiremos rindiendo pleitista (cada uno a su manera) de las religión que nos inculcaron nuestros padres y educadores

    ResponderEliminar
  3. Parece como si cada uno lleváramos un cura dentro...!pues matémoslo!

    ResponderEliminar