CRISIS, ECONOMÍA SUMERGIDA, TRABAJO ILEGAL Y FRAUDE.

CADA AÑO 245 MIL MILLONES DE EUROS ESCAPAN AL CONTROL DEL ESTADO EN EL FRAUDE Y LA ECONOMÍA SUMERGIDA DE LOS QUE EL 72% CORRESPONDE A LAS GRANDES FORTUNAS Y EMPRESAS, EL 15% A LAS PEQUEÑAS Y EL 9% A LOS AUTÓNOMOS. ES PARADÓJICO QUE MIENTRAS LA RECAUDACIÓN DEL IRPF AUMENTA UN 6% DURANTE LA CRISIS, EN EL IMPUESTO DE SOCIEDADES BAJA UN 60%. TAMBIÉN ES CURIOSO QUE DESPUÉS DE SUBIR EL IVA, BAJO SU RECAUDACIÓN UN 10% NO SOLO POR BAJAR EL CONSUMO, TAMBIÉN POR EL AUMENTO DEL FRAUDE(AUMENTO DE VENTAS SIN IVA). ES MENTIRA QUE SEAN NECESARIOS LOS RECORTES. SI SE ELIMINARA TODO ESTE FRAUDE EL ESTADO RECAUDARÍA 90 MIL MILLONES DE EUROS MÁS CADA AÑO. La solución es muy simple, que paguen los que tienen que pagar, eliminando el fraude y la economia sumergida, que es muy fácil de eliminar en contra de lo que se pregona. El 25% del PIB es fraude, ESTO ES SOLO LA PUNTA DEL ICEBERG, LO QUE CREEN SABER; PERO LA VERDAD HAY QUE MULTIPLICARLA POR DOS O POR TRES. LA EVASIÓN FISCAL DE LAS GRANDES FORTUNAS Y CORPORACIONES EMPRESARIALES ALCANZÓ LOS 42.700 MILLONES DE EUROS EN EL ULTIMO AÑO Y AUMENTANDO
Sin ninguna duda el capital y los explotadores desean mano de obra barata, sumisos y esclavos. Por eso existe la inmigración ilegal (Las pateras), los trabajadores sin contratos, el fraude y por añadidura la competencia desleal, obligando a muchos autónomos y pequeños empresarios a defraudar para poder competir. Y está claro que ningún gobierno a querido ni acabar con esta explotación, ni con la economía sumergida, ni con el fraude y la solución no es ni complicada, ni costosa, solo es necesaria una simple ley.
Me explico, si existiera una ley por la cual a cualquier trabajador español o extranjero se le concediera la potestad de denunciar al explotador y trás la comprobación de la ilegalidad se le eximiera de toda responsabilidad, además de reconocerle automáticamente 5 o 10 años de cotización a la Seguridad Social con cargo al explotador y a los extranjeros ilegales concederles automáticamente su regularización.  Además el explotador tendría que ser sancionado con cantidades millonarias y no como ahora que las sanciones son inferiores a lo obtenido con la explotación.
Con una ley así de simple se acababa esta explotación sí o sí; porque nadie se atrevería a contratar a nadie sin contrato, ni documentación en regla.