ESPERO QUE NO SEA DEMASIADO TARDE

Primero se llevaron el dinero público, pero como tú creías que no era tuyo, no te importó. Después se llevaron las prestaciones sanitarias, pero como tú te creías inmortal, tampoco te importó. Luego se llevaron las prestaciones a los enfermos dependientes, pero como tú eras independiente, tampoco te importó. Más tarde se llevaron las prestaciones de la educación, pero como tú creías que ya sabías suficiente, tampoco te importó. Después siguieron con los parados, pero como tú no estabas parado, tampoco te importó. Ahora vienen a por ti, espero que no sea demasiado tarde. (El gato de Bertolt Brecht)