Hemos superado a Confucio y ya no basta con enseñar a pescar al pobre, ahora es necesario zambullirse en el agua y buscar los peces…hay que mojarse.

Expongo una idea de cómo puede ser, lo que según a mi entender, debe ser el proceso para despojar a la empresa privada de su exclusividad en el empleo y la creación de riqueza.

LA INDUSTRIALIZACIÓN, MÁS QUE UN APOYO A, UNA PROMOCIÓN DE.

Las soluciones a varios de nuestros problemas, sociales, laborales y medioambientales, podría llegarnos de una tacada.

La clave podría ser, crear un sistema paralelo de creación de industrias, alrededor del cual se creen asentamientos humanos que favorezcan un ambiente de solidaridad, igualdad y libertad, compatible, en cierta forma, con aspiraciones libertarias. De esta forma, se terminaría con la exclusividad del sector privado en la creación de puestos de trabajo y de tejido industrial, sin que eso suponga, como en el pasado, una carga indefinida para el estado, convirtiendo a éste en el "Gran Patrón" o la creación de un ejército de funcionarios; pues ya sabemos lo que esto da de sí a la hora de la rentabilidad de las empresas y por consiguiente, una carga para el erario público.

Sin embargo, el estado sí podría tutelar la creación y sostenibilidad de "empresas de nueva generación" las cuales se crearían allí donde sea posible y cuando digo, donde sea posible, quiero decir, que la búsqueda de probabilidades debe parecerse más a una labor de investigación, que a la de simple promoción de iniciativas de patas cortas. El estado podría estudiar las probabilidades de una zona económica, es decir, territorio o comarca, sus gentes, sus recursos y sus posibilidades de crear industrias y dejar la administración de dichas empresas, en mano de los propios trabajadores, es decir, una vez en marcha, será como cualquier otra empresa privada, pero en régimen de cooperativa.

SOSTENIBILIDAD ECOLÓGICA

Éstas "Empresas de nueva generación", a las que me referiré de aquí en adelante "ENG", para que cumplan con el objetivo, deberán concurrir en varios requisitos o exigencias a la hora de elaborar el producto. Éste debe ser no contaminante en su elaboración, en su comercialización y en su uso final. Por lo tanto deberá suponer una actividad inocua para el medio ambiente.

SOSTENIBILIDAD SOCIAL

En el aspecto social, deberá ser capaz de coordinar la producción plena de la empresa, con una vida social igualmente plena, ajustando la producción de forma que coincidan con las necesidades básicas de la vida personal y familiar. Es decir, horario compatible con la familia, el descanso y el estudio, además de un salario equilibrado, pactado por los mismos cooperantes.

SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA

Como cualquier empresa, las "ENG", deberán estar sometidas a las leyes del mercado. La diferencia con las demás empresas de corte liberal, serán en varios aspectos

En las empresas liberales, la relación patrón-asalariado, está tutelada por las leyes de relación laboral existentes

En las ENG, no existe patrón, solo trabajadores. Para sustituir la función que el patrón o dueño de la empresa liberal desempeña, se cederá ésta función de promoción, control y gestión general, a una institución libre (podría ser otra ENG). Esta institución, deberá estar compuesta por personas expertas en los diferentes campos en los que se divide una gestión de alto nivel y que siempre se le han adjudicado al patrón, formadas para este fin en nuestras universidades, que son: La administración, la promoción del productos, la función contable. la relación con la administración,

DIFERENCIA CON LAS COOPERATIVAS CONVENCIONALES

Las ENG, no podrán emplear trabajadores, de la misma forma que lo podría hacer una empresa privada; Por consiguiente, no pueden dejar de pertenecer a la clase trabajadora. Aunque sí puede convertirse en empresa privada una vez que se devuelvan al estado todos los préstamos y ayudas concedidas a costa del erario público y así lo quisiese la totalidad de sus cooperantes.

Hasta ahora, no se ha propuesto nada nuevo que suponga una desventaja de las ENG en comparación con las liberales. Lo que se haría en las ENG, es sustituir la función del patrón y dividirla en dos campos distintos, uno cuya responsabilidad de promoción recae sobre un grupo de expertos, (esto ya se hace en la práctica en la mayoría de las empresas) y la otra de carácter organizativo que se regiría por unos estatutos oficiales combinados con un régimen interno; Que también se hace en la actualidad de forma parecida en empresas en régimen de cooperativa.

Quiero decir, que lo que se pretende es sustituir al patrón pero no a su gestión. Por ello, es deducible, que la empresa será viable.

Eso quiere decir que generará plusvalía. Sin embargo, esta plusvalía no sería para los cooperantes directamente, ni intercambiables por bienes de consumo, sino que sería un tipo de capital de propiedad personal pero solidario y acumulativo que serviría para asegurar la supervivencia de la empresa cuando lo necesitase. por ejemplo, renovación de maquinaria, reciclaje del personal promocionando cursos y estudios pertinentes, etc. E incluso, sostener la creación de nuevas ENG para emplear a jóvenes.

En cualquier caso, no se descarta en un futuro, la conversión en empresa liberal una vez que los cooperantes hayan decidido esta posibilidad. La libre empresa está asegurada.

Algunos, podrían pensar que al desaparecer la figura del patrón, desaparecería también el empuje que ejerce éste sobre su empresa, basado en el conocimiento del mercado (sustituible por una institución) y la rentabilidad de la misma basada en el hostigamiento ejercido a través de la cadena de mando hasta llegar al operario. Pues digo que si esto ocurre, cosa que es altamente deseable, sería sustituida con ventaja por la toma de conciencia del trabajador como copropietario. Cosa que se ha puesto en evidencia allí donde el cooperativismo ha roto desde hace mucho tiempo con la idea de que siempre habrá pobres y ricos.

¿Hay muchos que no lo ven tan claro?

No hay problema. Esto no significa que se pondrá trabas a la libre empresa, esto será tan solo otra forma de construir empresas. Así que los que quieran seguir trabajando como siempre, no están obligados, ni mucho menos, a dejar de hacerlo. Ni tampoco la patronal puede alegar que se le está coartando las posibilidades de negocio. Todo lo contrario, la creación de nuevas empresas de este tipo, significaría una extensión del tejido industrial y una estabilización del consumo; por lo tanto, más posibilidades de negocio.

¿A QUIENES BENEFICIARÁ ESTA POSIBILIDAD DE EMPLEO DIRECTAMENTE?

Comenzaremos a decir los que no son candidatos claramente:

Los banqueros (está claro)

Los funcionarios (también está claro)

Los profesionales liberales como médicos, ingenieros, etc. (también está claro)

Empresarios y emprendedores individualistas (también está claro)

LOS QUE SÍ SON CANDIDATOS, SON LOS SIGUIENTES:

Los cuatro millones de parados

Los minusválidos

Los jóvenes emprendedores.

Los prejubilados. También los jubilados aún útiles y activos

Los que les apetezca.

Los jóvenes inexpertos en su primer empleo

Los demasiado jóvenes para la empresa privada

Los demasiado mayores para la empresa privada

Las mujeres, sean o no maltratadas

Las mujeres que al mismo tiempo ejercen de madres

Los exconvictos

Los feos y las feas

Los profesionales víctimas de las deslocalizaciones

Cada uno de estos colectivos, tienen razones para organizarse y crear su propia forma de subsistencia sostenible.

Podría exponer aquí las ventajas que para el movimiento obrero supondría la existencia de posibilidades de trabajo distintas a la de la libre empresa; que por falta de alternativas, solo nos dejan escoger una de las dos opciones que nada me gustan: la de ser obrero mal pagado, o la de ser patrón mal pagador. Pero no me puedo extender más salvo que quiera convertir éste comentario en algo ilegible. No obstante, si es que esto suscita interés en alguien y me sale al trapo, las puntualizaciones necesarias sobre el tema podrían transcurrir en este sentido.


Román

No hay comentarios:

Publicar un comentario